Acerca de

figeztomil
Niños adolescentes sonrientes

   La malnutrición ha tomado gran relevancia a nivel mundial como un factor de alto riesgo para el crecimiento de los niños. Las ONGS y las instituciones reguladoras de salud recalcan que, aunque ha aumentado significativamente la disponibilidad de alimentos, estos cuentan con un nivel elevado de calorías, pero no aportan los micronutrientes necesarios para una alimentación saludable.  


  Los micronutrientes son elementos esenciales que contienen los alimentos y los suplementos y que son requeridos por el organismo para desarrollar sus funciones correctamente. Los micronutrientes esenciales para el crecimiento de los niños son el hierro, el calcio, el zinc y las vitaminas A, D, C y B. 


En este sentido, los organismos reguladores de salud recomiendan una alimentación balanceada que incluya frutas, verduras, cereales integrales, proteínas, lácteos y consumo controlado de grasas, sal y azúcar para cumplir con los requerimientos nutricionales y no excederlos.


Una alimentación saludable, controlada por los padres, asegura un mejor desarrollo físico, cognitivo y mental y previene problemas de inmunidad, desarrollo de tejidos y formas de malnutrición relacionadas con el retraso del crecimiento, el sobrepeso, la emaciación y la anemia. 
Las enfermedades por malnutrición, se encuentran ligadas estrechamente al rendimiento académico y en el largo plazo al desarrollo profesional de las personas, por lo que potencialmente se traducirá en ingresos reducidos.

CONSECUENCIAS DE LA MALNUTRICION EN LA INFANCIA

Señales de alerta de la desnutrición infantil