Acerca de

manos-paciente-que-sufre-psoriasis_23-2149329633.webp

DERMATITIS ATÓPICA 

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que aparece en la cara y el cuerpo. Se caracteriza porque las personas que la padecen sufren anomalías y lesiones en su piel.

Es un proceso inflamatorio de la piel caracterizado por intenso prurito y piel seca, que presenta una evolución crónica y cursa en forma de brotes. Se puede presentar en sujetos de todas las edades, pero es mucho más frecuente en niños; el 50% de los casos se diagnostica durante el primer año de vida.

 

La dermatitis atópica es un trastorno cutáneo prolongado (crónico) que consiste en erupciones pruriginosas y descamativas que provoca enrojecimiento de la piel y picazón, así mismo puede manifestarse junto con asma o con rinitis alérgica. Es frecuente en niños, pero puede manifestarse a cualquier edad. No se ha encontrado una cura para la dermatitis atópica, sin embargo, los tratamientos y las medidas de cuidado personal pueden aliviar la picazón y prevenir nuevos brotes. Por ejemplo, es útil evitar los jabones fuertes, humectar la piel de forma regular y aplicar cremas o ungüentos medicinales.


Suele aparecer en la lactancia, tan temprano como a los 3 meses.

  • En el fase aguda, las lesiones son parches o placas escamosas, de color rojo intenso, pruriginosas, que pueden erosionarse debido al rascado.

  • En la fase crónica, el rascado y la fricción provocan lesiones cutáneas que parecen secas y liquenificadas.

  • La distribución de las lesiones es específica para la edad. En los lactantes, las lesiones ocurren de forma característica en la cara, el cuero cabelludo, el cuello, los párpados y las superficies extensoras de los miembros. En niños mayores y adultos, las lesiones ocurren en pliegues como el cuello y las fosas antecubital y poplítea.

Los desencadenantes ambientales comunes de los síntomas incluyen:

  • Baño o lavado excesivo

  • Jabones duros

  • Sudoración

  • Telas ásperas y lana

 

CAUSAS

 

La dermatitis atópica se debe a una reacción en la piel, esto provoca picazón, hinchazón y enrojecimiento continuos. Las personas con dermatitis atópica pueden ser más sensibles debido a que su piel carece de proteínas específicas que mantienen la barrera protectora contra el agua.

 

La dermatitis atópica es más común en bebés, puede comenzar incluso a la edad de 2 a 6 meses. Muchas personas lo superan con el tiempo a comienzos de la vida adulta.

 

Las personas con dermatitis atópica a menudo tienen asma o alergias estacionales o tienen antecedentes familiares de afecciones alérgicas.

 

Las personas con dermatitis atópica a menudo dan positivo en las pruebas cutáneas para alergias. Sin embargo, esta dermatitis no es causada por alergias.

 

Los siguientes factores pueden empeorar los síntomas de la dermatitis atópica:

 

  • Alergias al polen, el moho, los ácaros del polvo o los animales

  • Resfriados y aire seco en el invierno

  • Resfriados o la gripe

  • Contacto con materiales irritantes y químicos

  • Contacto con materiales ásperos como la lana

  • Piel reseca

  • Estrés emocional

  • Resecamiento de la piel por tomar baños o duchas frecuentes 

  • Nadar con mucha frecuencia

  • Enfriarse o acalorarse demasiado.

  • Cambios súbitos de temperatura

  • Perfumes o tintes agregados a las lociones o jabones para la piel 

 

REFERENCIAS

 

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000853.htm 

https://www.msdmanuals.com/es-co/professional/trastornos-dermatol%C3%B3gicos/dermatitis/dermatitis-at%C3%B3pica-eccema

mujer-joven-rascandose-cuello-debido-picazon-fondo-gris-mujer-tiene-picazon-cuello-concept
manos-paciente-que-sufre-psoriasis_23-2149329655.webp
DESNA.png